La revolucion industrial del papel de pared

papel de pared

El papel de pared utilizado para decoración de interiores, experimenta un apogeo creciente en Europa desde la Revolución Industrial, en el siglo XVIII. Anteriormente, en el año 1746, Inglaterra cuenta con la primera factoría experta en la preparación del asimismo conocido como papel mural. Al lado de Francia, los dos países, ven de qué manera esta nueva forma de decoración de las paredes se introduce en los hogares.

No obstante, el papel de pared, en variaciones provenientes de diferentes procesos y técnicas, se venía usando años ya antes como imitación a los muy, muy caros tapices que se generaban en Flandes: grandes hojas de papel colgados de las paredes, técnicas de flocado, tintas impresas en las paredes, etcétera. Los primeros papeles destinados a lucir en las paredes, se pintaban a mano y, más tarde, a través de diferentes técnicas de impresión. La idea de embellecer las paredes con imágenes y colores sobre papel, prácticamente siempre y en toda circunstancia estuvo ahí.

El modelo que triunfó a mediados de del siglo XIX es el del patrón repetitivo, aquel que toma un dibujo y lo repite en diferentes hojas. El secreto de su instalación radica en poner las hojas sin que estas se perciban, respetando las distancias entre las figuras repetidas.

Ya a inicios del pasado siglo, los estampados floreados copaban las paredes, a los que proseguirían las formas geométricas en las décadas de los años treinta y cuarenta. Los años sesenta y setenta suponen la edad dorada del papel pintado fabricado en serie, en la medida en que su presencia llenaba de colores y formas las estancias de las clases medias.

El siglo XXI, con la revolución digital, los nuevos materiales y los más eficientes sistemas de impresión gráfica, han abierto las puertas a los papeles pintados. Las variadísimas opciones, dejan decorar y personalizar una estancia eligiendo entre una muy, muy amplia gama de diseños. Los nuevos materiales, además de esto, dejan su lavado e inclusive su colocación en entornos ya antes tan frágiles como las cocinas y los baños.

El papel de pared de estilo industrial

 La gran variedad de papeles de pared que cohabita hoy en día, tiene una serie de fuerte personalidad, en lo que se viene a llamar papel de pared de estilo o bien apariencia industrial.

En general, hablamos de imágenes fotográficas de alta resolución que copian la estética y la apariencia de, por poner un ejemplo, un muro de hormigón con sus grietas incluidas. Estos papeles, concebidos para espacios grandes, con techos altos, dan a las estancias un aire particularmente urbano, sobrio, despejado y con aires de loft plenamente casual. Los puedes adquirir, visitando la web de Ottoyanna.

Al lado del hormigón, otros materiales virtualizados en los papeles pintados de aspecto industrial son las superficies metálicas, los cementos pulimentados, las pizarras y las maderas sin tratar en distintas variaciones. Incluso los grafittis urbanos poseen su estrellato en algunos modelos. Además de esto, desconchados, manchones y hasta tornillería le dan una particular textura visual a los wallpapers.

Los papeles de pared de acabado industrial, se hallan entre los preferidos de los interioristas, que gozan al conjuntarlos con mobiliario vanguardista y una decoración minimalista; el propósito es aportar constraste con la dureza o bien brusquedad de la imagen reproducida.

Los podemos hallar sobre todo en zonas comerciales, como tiendas de ropa, tiendas de muebles y decoración, asimismo en restaurantes y cafeterías….En fin, en todos aquellos lugares donde se concentra la actividad pero activa. Ni que decir tiene, que los jóvenes son unos genuinos seguidores de este tipo de papeles, que les dan un aire auténtico a sus estancias.

Los efectos visuales que se logran con los papeles industriales son sorprendentes. No son buenos para todos y cada uno de los gustos, mas aquellos de raigambre puramente urbana, los van a saber querer en su justa medida.

agosto 8th, 2016 by