Los remolcadores en las maquetas de barcos

 maquetas de barcos

A mediados del siglo XIX la navegación comienza a probar una enorme revolución. ¿La causa? El desarrollo de la propulsión mecánica.
Los buques comienzan a acrecentar poquito a poco su extensión y sus desplazamientos haciendo poco a poco más bien difícil los procesos de capacidad de maniobra en dársenas y puertos. Así comenzó a hacerse preciso el desarrollo de un nuevo tipo de navíos, potentes naves que pudiesen arrastrar sin inconvenientes las embarcaciones más pesadas, además de la confección de las maquetas de barcos remolcadores.

Gracias a la propulsión mecánica pudieron diseñarse los remolcadores (tugs en inglés), pertrechados con poderosas calderas de vapor que podían lograr hasta 2000 CV de potencia y velocidades de catorce nudos. Su mecanismo era equiparable al de las locomotoras de vapor, solo que los remolcadores van a través del movimiento mecánico de sus hélices. Eran navíos de pequeño tonelaje y escaso calado capaces de ayudar a barcos de gran extensión.

El Sanson es un modelo de los años treinta cuyo cometido era, más que arrastrar, empujar a los grandes navíos del Atlántico. Disponía de unas defensas muy grandes en la proa y en los costados, lo que lo transformaba en uno de los remolcadores más potentes de su época.
Hoy día los remolcadores van con gasoil y pueden llegar a lograr hasta 20 KW de potencia.

Las réplicas modernas de navíos históricos

Muchos son los navíos que han hecho historia, protagonistas de grandes proezas y de extraños misterios. Es muy normal que hoy día deseemos volver a ver estos navíos, caminar por su cubierta y navegar en ellos. Afortunadamente, muchos son los navíos que se han reconstruido y han llegado a nuestros días, para el deleite de todos y cada uno de los amantes de la historia naval.
Hoy hemos recogido algunos de los navíos más míticos, que podemos visitar y admirar nuevamente.

Hermione Lafayette

Ya hemos hablado alguna vez del mítico barco Hermione Lafayette, un navío insigne por el viaje que efectuó desde Francia a E.U. a manos del marqués de Lafayette.
Hace unos años, empezó la reconstrucción de esta bella fragata de la mano de un pequeño conjunto de entusiastas, que soñaba con regresar a ver navegando este barco de historia de leyenda. La idea era que el navío repitiese el viaje que le hizo tan conocido en el s.XVIII, desde Francia a E.U..

Fue en dos mil quince, cuando por fín vieron cumplido su sueño. La fragata volvió a navegar y surcó el océano Atlántico hasta Virginia, USA. Fue un viaje único en que los amantes de la historia y de la navegación podían visitar el navío en sus diferentes escalas y seguir su recorrido en riguroso directo.
Si te agrada este navío tanto como a nosotros, puedes tener en tus manos las maquetas de barcos a escala en madera y tener tu reconstrucción en el salón de tu casa.

US Constellation

El primero de los Constellation, fue construido en Baltimore en 1.797. Tuvo una larga vida al servicio de la US Navy donde precipitó distintas funciones y fue capitaneado por los más ovacionados capitanes de su temporada. Navegó hasta el año 1.853, cuando fue por último desmontado en Norfolk, Reino Unido.

Este caso no se trata precisamente de una reconstrucción del original, puesto que, tras su desguace en 1.853, vinieron otros dos Constellation más, cada uno de ellos incorporando tecnologías más avanzadas que el precedente.

En nuestros días, el USS Constellation es el digno heredero de su ancestro. Construido en 1.960 en la ciudad de Nueva York, lleva más de cincuenta años al servicio de la marina estadounidense.

abril 23rd, 2017 by