abril 10th, 2017 by Jose

mesa de comedor

*Patas en extremos

Se trata de un sistema de soporte tradicional y funcional, especialmente cuando las patas vienen enrasadas con el extremo del sobre de la mesa, liberando de esta manera todo el espacio bajo la misma para poner las sillas. De esta forma deja a los comensales una mayor comodidad, al no existir obstáculos intermedios para su movimiento, resultando además de esto una alternativa muy resistente.

Solamente, cuando la mesa de comedor sea larguísima va a haber que fortalecerla a fin de que no se combe, bien con una estructura metálica bajo exactamente la misma, bien con una pata central auxiliar.

* Patas retranqueadas

Las patas retranqueadas ofrecen una visión diferente de la mesa comedor, considerablemente más arquitectónica. Frecuentemente hallamos patas robustas que le dan una aspecto sólido y que, además de esto, encaja realmente bien en estilos como el Moderno o bien aún el Rústico. La desventaja, es que limitan el espacio inferior, lo que con cierta frecuencia fuerza a ciertos comensales a encabezar la mesa en los extremos.

mesa de comedor

*Patas laterales en O

Las patas laterales en O están llegando estratégicamente para un mayor aprovechamiento del espacio interno bajo la mesa, de la misma manera que las patas usuales enrasadas en los extremos, solo que agregando un plus estético que estas últimas no tienen.

Su forma, se crea desde un perfil en O bien que aporta ligereza visual sin abandonar a un soporte resistente. Es buena opción si deseamos un comedor de estilo moderno con un cierto toque de diseño.

mesa de comedor

*Patas de caballete

Apreciadas por su gran belleza, las patas de caballete tienen muchos adeptos, singularmente en los amantes del estilo escandinavo. El inconveniente es su escasa practicidad. Son frecuentes en los espacio de trabajo como mesa de escritorio y algunas cuentan con una ménsula inferior que recubre su estructura y nos deja algo de almacenamiento, mas en cambio acostumbran a resultar poco ideales como mesa comedor al reducir sensiblemente el espacio para situar las sillas y resultar incómodas para las piernas.

Posted in Uncategorized Tagged with: