enero 15th, 2016 by Jose

Actualmente, las bufandas son un accesorio funcional y moderno para los hombres. Existen muchas formas de utilizarlas y los próximos solo son ciertos estilos más populares que puedes procurar.

Caída tradicional

Ponte la bufanda alrededor del cuello. La forma más simple de utilizar una bufanda es sencillamente ponerla en torno a tu cuello, dejando el frente expuesto.
Los extremos de la bufanda deben colgar de forma directa sobre tu pecho.
Los dos extremos deben colgar a exactamente la misma altura.

El mejor género de bufanda para emplear en la moda masculina con este estilo, es una bufanda corta-media cuadrangular. Los extremos pueden ser cuadrados o bien con flecos, en dependencia de tu estilo y preferencia.
moda masculina
Este estilo es más por moda que funcional. Esta forma de utilizar la bufanda no abriga tanto, con lo que te invitamos a dejar este look para un día más tibio y no uno muy helado.

Empléala por la parte interior o bien fuera de tu abrigo. Emplear la bufanda al frente del abrigo hace que sea el punto focal de conjunto, al tiempo que emplearla por la parte interior crea un efecto más sutil.
Para emplearla por la parte interior, mete los extremos al abrigo a fin de que cubran el área del pecho expuesto por el escote del abrigo. Abotona tu abrigo sobre tu bufanda y vuelve a ajustarla cuantas veces sea preciso hasta el momento en que esté pareja en el cuello.
Para emplear la bufanda por fuera, levanta el cuello de tu abrigo y ponte la bufanda cerca de la nuca. Deja que la bufanda caiga naturalmente sobre tu abrigo.

Vuelta tradicional

Deja que la bufanda cuelgue de tu cuello. Ponte la bufanda en torno a la nuca de forma que un lado esté treinta cm más abajo que el otro.
Se va a ver muy afín al look de la caída tradicional. La única diferencia es que un extremo de la bufanda ha de ser más largo que el otro, mas los dos extremos deben colgar en frente de tu pecho.
Como con el estilo de caída tradicional, la vuelta tradicional no abriga tanto y es más estética que práctica. Guárdala para un día tibio en lugar de uno frío.
El mejor género de bufanda para este look, es una cuadrangular de longitud media-larga con extremos cuadrados que puedes encontrar en https://www.itmen.es

Cruza el extremo largo sobre tu cuello y hombro. Pasa el extremo largo en frente de tu cuello y sobre tu hombro, llevándolo cara tu espalda.
El extremo largo de la bufanda, ahora debe colgar de manera casual de forma suelta sobre tu espalda.
Para este estilo, debes emplear tu bufanda fuera de tu abrigo y no por la parte interior.

Una o bien dos vueltas

Ponte la bufanda alrededor del cuello. Póntela la bufanda desde la nuca a fin de que los extremos cuelguen sobre tu pecho.
El frente de tu cuello todavía ha de estar descubierto en este punto. Fundamentalmente, debe verse igual que el estilo tradicional.
Este estilo de llevar la bufanda puede abrigar poco o bien mucho, en dependencia de qué tanto ajustes las vueltas.

Para conseguir un look tradicional, escoge una bufanda con flecos. Una bufanda con bordes redondos asimismo se va a ver bien.
Cruza el extremo largo sobre tu hombro. Pasa el extremo largo sobre tu cuello, colgándolo sobre tu hombro opuesto.
El extremo más largo ahora debe colgar sobre tu espalda. El extremo corto debe quedar al frente.
Lleva el extremo largo cara el frente nuevamente para otra vuelta. Cruza el extremo largo a la altura de la nuca y sobre el hombro por el que originalmente colgaba.
Los dos extremos deben colgar ahora sobre tu pecho.
Mete los dos extremos de la bufanda para nivelarlos. Asimismo mete los extremos para ajustar la porción envuelta alrededor del cuello. Si le das otra vuelta a la bufanda, esta va a abrigar más, mas una más suelta puede verse más casual y afinada.
Esto completa el estilo. En dependencia de qué tanta longitud le quede a tu bufanda o bien qué tanto frío haga, puedes entregar más vueltas.
Pasa el extremo más largo cerca de tu cuello de nuevo, si lo quieres.Envuelve el extremo largo de la bufanda en torno a tu cuello de nuevo, cruzándolo sobre el frente, la nuca y sobre los dos hombros.
Cuando acabes, los dos extremos deben colgar sobre tu pecho.
Ajusta o bien afloja las vueltas en torno a tu cuello conforme el look que quieres y cuánto deseas que te abrigue.

Posted in Uncategorized Tagged with: